Cómo limpiar manchas difíciles

Desde La Llave Hueca seguimos con más trucos para mejorar vuestro día a día. Hoy hemos pensado que sería una buena idea recopilar unos cuantos consejos sobre cómo quitar esas manchas difíciles de la ropa: tinta, rotuladores, chocolate, vino… Todas aquellas imperfecciones que nos quitan el sueño, así que… ¡vamos allá!

Manchas en la ropa de tinta
Lo primero de todo es que lo hagas tan pronto como te sea posible (y esto es un consejo a seguir en todas las manchas). Los mejores productos para este caso son:

  • Alcohol desnaturalizado: aplica con un algodón y luego lávalo.
  • Amoniaco para prendas sintéticas mezclado con alcohol (dos partes de alcohol por una de amoniaco) y vinagre.
  • Leche.

670px-Remove-Ink-from-Clothes-Step-1

Manchas en la ropa de rotuladores
Para estas manchas lo mejor es que uses zumo de limón o que frotes con medio tomate sin semillas y luego le apliques un poquito de alcohol. Por último lava de nuevo la prenda.

ps-31-1

Manchas en la ropa de chocolate
Es verdad que el chocolate no es tan difícil de eliminar como los anteriores y que muchas de las veces con la lavadora ya se elimina, pero en caso de que quieras prevenir antes de curar usa un paño de agua tibia, jabón y vinagre y te asegurarás que la mancha se vaya sin problemas.

limpiar-mancha-chocolate-668x400x80xX

Manchas en la ropa de vino
En esta sección son varias las soluciones que podemos encontrar:

  • Diluye unas tres cucharadas de agua oxigenada en un vaso de agua y luego, con un cepillo viejo, restriega sobre la mancha hasta que se haya eliminado (y, como siempre, lava de nuevo la prenda).
  • Si se acaba de derramar echa un poco de sal y luego lavarlo con agua y jabón.
  • Y también puedes hervir leche y sumergir la prenda dentro para que se elimine la mancha.

670px-Remove-Red-Wine-from-Fabric-Step-4

Por ahora estos son nuestros consejos y como sabemos que hay muchas más manchas difíciles esperando… ¡prometemos una segunda parte! ¿Sugerencias? 😉

Autor: La Llave Hueca
Fuentes/Fotos: Wikihow, Soy Manitas, Blog Hogar, Hogar Útil,

Cómo planchar una camisa (en condiciones)

Después del éxito del post de la semana pasada he pensado que esto de dar consejos me gusta bastante así que… ¡vamos a por la segunda entrega! Hoy vamos a hablar de otro “horror” casero… la hora de la plancha. Y la verdad es que no parece una tarea tan horrible hasta ese momento en el que se acumulan varias camisas y piensas ¡On, no! Así que chicos y chicas, el sufrimiento de planchar camisas se va a acabar en 5 sencillos pasos.

laundry-pile-on-cart-3

Paso 1. Elegimos una de las camisas que ya tenemos limpitas (recuerda que el agua del lavado no esté muy caliente) y dejamos a nuestra plancha lista para la lucha contra las arrugas. Rociamos con un poco de agua la camisa y la dejamos “hecha una pelota” por unos 10-15 minutos.

damp-shirt

Paso 2. Empezamos con la parte del cuello prestando atención a las esquinas; si es necesario tensa bien la tela. Después pasa a hacerlo por el otro lado de la camisa. Seguimos planchamos la parte superior trasera y continuamos hacia abajo dando forma a la línea de la camisa (que puede estar dividida en una o en dos) hasta que acabemos con la espalda.

collar-front

shirt-back

Paso 3. Es hora de puños y mangas. Comienza planchando el lado que mira hacia afuera y después la parte inferior. Debéis estar atentos a los pequeños detalles y aseguraos de alinear las costuras correctamente. Prestad atención a los pliegues y usad un poco de agua si es necesario.

sleeve

Paso 4. Ahora toca la parte de delante. Empieza con el lado de los botones siempre con mucho cuidado (si los botones no son de buena calidad pueden dañarse por el calor) y sin olvidar de pasar la plancha entre los huecos de los botones de la camisa. Y ahora, con mucho cuidado (no es cuestión de arrugar de nuevo el trabajo), damos la vuelta y terminamos con el otro lado.

between-buttons1

shirt-pocket

Paso 5. Ahora que ya hemos acabado (puede que aún esté húmeda la camisa, no te preocupes porque esto es casi una ventaja) cogemos nuestra camisa y la colgamos de una percha abrochando el primer botón del cuello para que ella solita acabe el trabajo. Y… listo 😉 ¡Bien hecho!

shirts-hanging-on-rack

Esperamos que os haya gustado el tutorial… cualquier duda o sugerencia ¡es bienvenida! Y si queréis una funda de plancha bonita y de calidad… En La Llave Hueca tenemos las mejores 😉

funda de plancha la llave hueca

La Llave Hueca
Fotos y traducción libre: DesingMom

Cómo doblar una sábana ajustable

La pesadilla del tendedero, el horror de la ropa de casa… Desde luego la tarea de doblar una sábana ajustable está peleando con la tarea de poner un edredón en una cama de matrimonio por ver cuál es la más tediosa. Yo, en este punto, no sabría exactamente decir cuál de las dos tareas me gusta menos pues supongo que depende del día y de si tengo ayudantes o no para acabar más rápido; la cuestión es que con los años uno/una va desarrollando un sexto poder que hace las tareas del hogar sean más fáciles de llevar.

La verdad es que desde hace tiempo quería animarme a contar estos trucos para doblar las sábanas ajustables así que… ¡aquí van! Conocimiento es igual a poder y os aseguro que el poder de doblar las sábanas ajustables de una será un motivo de gran felicidad. Aquí los pasos (ilustrados) a seguir:

Paso 1: Doblar la sábana por la mitad. Usa tu dedo índice para hacer que las esquinas coincidan a la perfección.

Doblar sabana ajustable

Doblar sabana ajustable

Paso 2: Iguala todas las esquinas para que queden bien estiraditas.

Doblar sabana ajustable

Paso 3: Doblamos de nuevo pensando en dividir la sábana ajustable en tres partes hasta que quede como una línea vertical.

Doblar sabana ajustable

Doblar sabana ajustable

Paso 4: Ahora doblamos en horizontal de la misma forma, dividiendo la sábana ajustable en tres.

Doblar sabana ajustable

Paso 5: Perfecto… ¡ya tienes tu sábana lista!

Doblar sabana ajustable

¡Esperamos que os haya gustado!

La Llave Hueca
Fotos y traducción libre: DesingMom

5 tips para comprar una buena toalla

Es verdad que estamos en crisis y que eso todos los sabemos. Nosotras, que somos una pequeña PYME, tenemos que reinventarnos cada día para ver qué nuevos productos podemos ofrecer, qué promociones pueden atraer a nuestros clientes, cómo podemos comunicar mejor… en fin, estamos constantemente usando el exprimidor. Y es verdad que muchas veces piensas en cómo recortar para poder tener beneficios pero, una cosa os recomiendo (y luego podéis hacerme caso o no), en lo que nunca hay que recortar es en calidad. Desde el primer momento nosotras hemos sabido que si había algo a lo que no íbamos a renunciar era a la posibilidad de ofrecer a nuestros clientes toallas de excelente calidad.

Y es que a veces “lo barato sale caro

Muchas veces el refranero español acierta y en este caso nosotras lo seguimos “a pies juntillas“. No os ha pasado muchas veces que por elegir algo más barato al final… ¿os habéis gastado el doble? Por eso nosotras os queremos dar los mejores consejos que hemos aprendido con la experiencia, para que así vosotras elijáis toallas de calidad siempre. Y una vez lo tengáis aprendido… pasar a La Llave Hueca a hacer la prueba 😉

1. Ten en cuenta el GSM (gramos por metro cuadrado)
Cualquiera toalla mayor a 550 gsm tendrá buena calidad.

550px-Understand-what-makes-Step-1

2. Analiza la absorción porque es el elemento más importante de una buena toalla.
Sin duda aquí el mejor material es el algodón egipcio.

fibras2

3. Que sea suave.
No hay cosa más molesta que salir de la ducha y envolverse en una toalla áspera. Ugggg!

IMG_3669PEQ

4. Nunca olvides que el tamaño cuenta.
Parecerá mentira pero cuando tu toalla te envuelve entera la sensación es mucho mejor.

199489_10150116101636387_1627038_n

5. Y por último…haz tu propio test: tócala, siéntela, mírala.
Usa tus sentidos.

¡Te esperamos para hacer la prueba! 😉

Fotos: LaLlaveHueca, WikiHow

El algodón no engaña (y menos si es egipcio)

Y, aunque puede que algunos de vosotros no sepáis reconocer a la perfección un buen algodón o un algodón egipcio (que es la mejor categoría), es verdad que al tacto todos podemos notar las calidades de un buen material. Y si aún así no sabéis… ¡para eso están las expertas! 😉

Lo primero y principal para conocer el algodón es saber cómo es su fabricación. El algodón es probablemente la fibra que más se usa para la confección de tejidos e hilados. En su proceso de fabricación se emplean a grandes profesionales pues hay que disminuir la humedad que contiene la fibra. Una vez realizado este proceso se divide la fibra en semillas y se empaqueta en balas. Finalmente se comienza con el hilado de forma manual en el que las fibras se agrupan y retuercen hasta formar las hebras. Por último las fibras se peinan y se juntan para crear unas más largas que generan esa tela suave que ya conocemos y nos encanta (como las que tenemos nosotras que son de algodón egipcio).

Algodón

Y la cuenta de hilos… ¿qué es eso?
Pues la explicación es muy fácil… Es contar la cantidad de hilos que hay en una pulgada de tela (2.5 x 2.5 cms.). A veces hay que saber cómo se están contando los hilos porque hay otros factores que afectan al resultado como el plegado o el grosor; por ejemplo no es lo mismo unas sábanas de 600 hilos con plegado sencillo que unas sábanas de 300 hilos con plegado doble. Y en cuanto al grosor, cuando los hilos son finos caben más por pulgada y hacen unas telas mucho más delicadas y finas que cuando los hilos son más gruesos, que serán más duraderos (cada uno tiene sus ventajas claro).

fibras2

Y ¿por qué nosotras elegimos el algodón egipcio?
Pues porque, para empezar, la fibra es la más larga del mercado 1(1/2) a 2(1/4) pulgadas (3,81 a 5,72 cm) de largo, lo que significa mayor calidad y mucha mayor profesionalidad en el trabajo para lograr que todo quede en perfectas condiciones. Los hilos que se obtienen son, además, mucho más finos, suaves y fuertes así que olvídate del “peeling” o, sin palabras anglosajonas, “la horrible aparición de bolitas por el uso”. Estás sábanas son consideradas “de lujo” porque para su fabricación se utiliza mayor densidad de hilos; por ejemplo, muchos hoteles de prestigio usan sábanas de 600 hilos para que sus clientes disfruten de una textura mucho más agradable en sus camas.

cuidados_sabanas1

Más cosas sobre este algodón… tiene la cualidad de mantenerte cálido en invierno y fresco en verano; así que ¡te valen para todas las estaciones! Además tienen una durabilidad mucho mayor que la media y en muchas ocasiones son sábanas que se pasan entre generaciones (las sábanas de 600 hilos pueden durar más de 15 años, las de 800 hilos más de 20 años; y hablamos de mínimos…). Y por último, es un producto ecológico que se cultiva orgánicamente y que vendrá muy bien a todos aquellos que padezcáis dermatitis o alergias varias.

Así que, no os lo penséis más, las sábanas de algodón egipcio son una inversión que disfrutaréis a corto y largo plazo y nunca os arrepentiréis de entrar cada noche en una cama de verdadero lujo. En La Llave Hueca además os las podemos personalizar a vuestros gusto 😉

sabana algodón egipcio la llave hueca

Y aquí os dejamos una guía de cómo lavarlas; ¡no os quejaréis!

Fuente: Quiminet, Vivealgodón, MercadoLibre, Ehowespañol
Fotos: Icobaby, Fashiongroup, Bloghogar

Cuídate mejor en verano

tomar-sol

Si yo lo sé, este año ha tardado tanto en llegar el sol que ahora todos estamos desando salir a tostarnos como si fuéramos lagartos pero no, no está bien y lo sabéis. Es verdad que coger un poco de tono en la piel queda muy bien, todos lo sabemos, pero hay que tener mucho cuidado y hacer las cosas con cabeza para prevenir quemaduras, enfermedades y daños irreversibles en nuestra piel (que como todos sabéis tiene memoria y es como ese novio resentido, siempre se va a acordar de las cosas malas que le hiciste). Así que vamos a hacer una recopilación de nuestros mejores consejos para que este verano estéis bien protegidas del sol 😉

1. Lo primero de todo, empieza a cuidarte desde dentro.

Con esto queremos decir que empieces a cuidar tu alimentación (y no, no no referimos a dietas) tomando alimentos que te ayuden durante la exposición al sol. ¿Sabes cuáles son?
– ¡Agua! Ante todo no te olvides del agua porque es fundamental.
– Antioxidantes. No es un secreto que el sol fomenta y ayuda en la creación de arrugas así que ya sabes: zanahorias, tomates, espinacas, frutas de color naranja como la naranja, mandarina… y frutas de color rojo como sandía, fresas, granada… A mi se me ocurren un montón de ensaladas ricas para acompañar con pasta, arroz o cuscús.
– Vitamina E. También ayuda durante las exposiciones solares porque, a parte de ser antioxidante, refuerza las defensas de la piel. ¿Dónde la puedes incluir en tus comidas? Un chorrito de aceite en las ensaladas que hablábamos en el punto anterior o un yoghurt a media tarde con frutos secos sería lo ideal.

el-poder-del-color-L-q0slS0

2. No olvides nunca añadir protector a tu ritual de belleza.

En verano nunca debes olvidar que, aunque vayas maquillada, debes ir protegida contra el sol para evitar problemas. Recuerda la fórmula: crema hidratante+protector solar+maquillaje=éxito.

3. Ponte crema, por favor.

“Si tú me das cremita, yo te doy cremita…”
Y es que parece mentira pero aún hay mucha gente que toma el sol sin protección y eso debería, como mínimo, estar prohibido; el problema es que no somos aún conscientes de los verdaderos daños que nos causamos por tomar esta decisión. No pertenezcas a ese grupo y compra una buena crema solar con factor mayor de 20 (y no, no vale eso de que yo soy muy morena de piel) y sobre todo aplícala media hora antes porque en el momento… ¡no sirve de nada!

Tampoco te olvides de que después de bañarte hay que volver a dar un repaso o si, estás mucho tiempo seguido en el sol también; recuerda que no hay efectos 24 horas ni waterproof (por mucho que lo diga la publicidad). Y si puedes evita los autobronceadores porque con cabeza puedes ponerte morena y, además, te beneficiarás de las cosas buenas que tiene el sol (¡no todo iba a ser malo!) como la Vitamina D.

bodegonCremasSolares

4. Limpia e hidrata.

No olvides que en esta época hay mayor riesgo en “acumular suciedad”, perder humedad y que nuestra piel se reseque por el sol. Tu piel te lo va a agradecer en el futuro (esto se llama “karma corporal“).

5. No te hagas de sufrir y evita esas horas que tú ya sabes.

De 12:00 a 16:00 no se puede tomar el sol al igual que no se puede hacer una paella a fuego fuerte, lo ideal es a fuego bajo o lo que viene siendo las horas de antes si eres madrugadora o las horas de después de la siesta. Haznos caso, te ahorras sufrimiento gratuito con malos resultados para tu piel y tu bronceado.

Estas son nuestras principales reglas para que te cuides bien este verano y aquí tienes nuestras claves para proteger a tus pequeños.
¡Esperemos que las sigas al pie de la letra! 😉

66

Fuentes: Erosky, Hola
Fotos: Sobretodosalud, Paperblog, BeautyPlanet, Lentillasadomicilio

Para las arrugas… ¡veneno de serpiente!

Lo bueno de tener la Toalla Belleza es que ahora dedico más tiempo a mi cuidado personal y, sobre todo, ahora que con la llegada del sol me preocupo más por mi piel. Uno de los efectos nocivos del sol (ya sabéis que el sol es muy dañino… ¡si queréis tomar el sol siempre con protección y con cabeza!) es que la piel es más propensa a arrugarse… Arrugas, mi viejo enemigo. Investigando sobre el tema y sobre nuevas técnicas para luchar contra el envejecimiento de la piel encontré algo que nunca había oído… ¡el veneno de serpiente!

Toalla Belleza

¿Lo habíais escuchado? Nosotras no…

La ciencia avanza a pasos agigantados y, en este caso, serpenteantes. Al parecer se ha descubierto que el veneno de las serpientes, tratado químicamente, contiene propiedades perfectas para crear cosméticos destinados a batallar contra las odiadas arrugas. Estos cosméticos prometen olvidarnos del botox del que, como ya sabemos, si no aplicamos con cuidado y cabeza, puede dejarnos tan inexpresivas que ya ni el espejo nos reconozca. Y, al parecer, este ingrediente  mágico funciona pues en Hollywood se rumorea que el secreto belleza de Gwyneth Paltrow es que es una auténtica adicta

Gwineth Paltrow veneno serpiente antiarrugas

La clave es que el veneno de serpiente contiene una serie de aminoácidos que emiten unas señales a los nervios para que se contraigan los músculos; con esto se evita la molesta formación de arrugas. Y pensándolo bien tiene todo el sentido pues la mordedura de estos animales muchas veces contrae los músculos paralizando así a sus presas. Curioso ¿verdad?

Buscando más información sobre este curioso cosmético encontramos el blog de Sabersalud, donde nos cuentan todos los ingredientes que podemos encontrar en esta crema y los beneficios asociados a ella. En concreto hablamos de Actiblastine Geloide de Día-Noche que se diferencia de las demás cremas porque lleva un 5% este maravilloso componente (normalmente suele ser un 2%) lo que aumenta el “efecto botox” que andamos buscando pero de forma natural. A diferencia del botox las cremas con veneno de serpiente no son invasivas, su aplicación es superficial y las puedes utilizar diariamente como parte de tu rutina en cuidado personal; además los resultado son visibles desde el principio (¡esto hay que probarlo ya!).

Crema antiarrugas veneno de serpiente

Recuerda que, siempre está bien cuidarse y quererse por fuera y por dentro; pero, recuerda también que “la arruga es bella” 😉

Fuente/Fotos: Te Interesa, Saber Salud, Pinterest

Reciclar sábanas antiguas

Desde que salimos “Date un Capricho” hablando sobre Reciclar sábanas antiguas muchos clientes nos han pedido que nos animáramos a explicar en nuestro blog, de forma más detallista, en qué cosiste la idea. Así que, como vuestra peticiones son órdenes, aquí va el post 🙂

Paremonos a pensar un momento y preguntémonos: ¿en qué casa no hay un armario de ropa blanca en el que nos encontramos auténticas maravillas de nuestras abuelas? Normalmente son unas sábanas y unas mantelerías de unos tejidos fantásticos, de algodones naturales maravillosos y, en algunos casos, linos naturales que hoy en día se compran a precio de oro.

Nosotras, no podemos consentir que eso ocurra, que cosas tan maravillosas pasen años y años y de generación en generación, dentro de un armario; por eso hoy queremos compartir con vosotras cómo reciclar las sábanas blancas bordadas de nuestras abuelas.

Una de las principales razones por las que no se usan es el tamaño, porque suelen ser demasiado pequeñas para las camas que utilizamos ahora. Pero, por el contrario, suelen tener el tamaño ideal de las fundas nórdicas;  y es en eso precisamente en lo que las vamos a convertir. ¿Qué os parece la idea?

Es tan sencillo como coserles una “tapa” de otro tejido (puede ser un piqué finito, o cualquier otro tejido que tenga ese ancho y que se pueda lavar) aunque nosotras siempre recomendamos un buen piqué, y blanco a ser posible. La forma de coser esa “tapa” es por 3 lados, dejando uno de ellos sin coser, para poder meter el relleno. El lado que hay que dejar sin coser es el de arriba, de tal manera que la abertura queda tapada por el embozo, y de esta forma, si el relleno se va moviendo hacia abajo (cosa que suele suceder con frecuencia) podemos tirar de él fácilmente con las manos.
Y en cuanto a la almohada, antiguamente era una almohada corrida, y hoy en día es más corriente utilizar 2 almohadas. Pues eso es fácil, se cortan por la mitad, y se cose un pespunte, y ¡LISTO!

la foto

¿No os parece una estupenda idea para dormir en unas maravillosas sábanas de antes, con la sensación tan gustosa de un nórdico? Pues os animo a que lo hagáis vosotras mismas, y si no sabéis, nos llamáis y os lo hacemos nosotras, que es nuestro trabajo, ¡y nos quedan preciosas!

Os muestro uno con unas sábanas ¡¡de más de 100 años!!

la foto 2

Eso es lo bueno de nuestro blog, que compartimos con vosotras todos los “trucos” que después de tantos años de experiencia hemos aprendido, que luego dicen: “Al saber lo llaman suerte”.

Fotos: Pinterest y http://lallavehueca.com

Decora tu casa con colores

Muchas veces estoy mirando fotos de decoración en Pinterest y pienso: ¡qué casas tan alegres!
Y la verdad es que me da envidia ver que hay gente que con un par de detalles crean ambientes con tanta vida, elegantes y diferentes a cualquier otro. No tienen porque ser grandes cambios, a veces con solo unos toques puedes transformar totalmente tu hogar. Lo bueno de las nuevas tecnologías es que, si has perdido la inspiración ya no tienes que esperar a las musas, simplemente puedes echar un vistazo en internet 😉

Yo, por ahora, estoy enamorada de las casas que añaden toques de color. ¡Aquí van algunas de mis preferidas!

¿Os gusta la idea de introducir pequeños toques de color a vuestra casa?
¡Besos!

Fotos: Pinterest, ELLE Decoración

Sábanas de moisés

Una de las primeras cosas que tiene que hacer una embarazada es preparar el ajuar del bebé, y cuando digo ajuar me refiero a aquellas cosas que necesita un bebé para el baño, su dormitorio… y que, no nos engañemos, puede sonar muy antiguo pero desde luego es útil como lo que más. En entradas anteriores os hemos contando lo que un bebé necesita, pero ahora, por petición popular, nos vamos a centrar en los primeros meses del bebé, y hoy, concretamente, en las sábanas para el moisés.

la foto copy

Ya sabéis que en “La Llave Hueca” nuestro lema es la calidad en primer lugar, y la simplificación en segundo. Por experiencia propia con mis cuatro hijos (y veintitantos sobrinos) sé perfectamente lo que merece la pena comprar (y lo que no) entre toda la cantidad de productos que te encuentras cuando estás esperando tu primer bebé.

Y os preguntaréis ¿por qué (justamente) es importante la calidad en las sábanas para moisés? Yo os respondo rápido para salir de dudas. Primero de todo, porque la piel del bebé en sus primeros días es muy, pero que muy sensible, y es muy importante que las sábanas donde va a pasar sus primeras horas de vida sean del mejor y más fino algodón, es decir, una batista de algodón, qué es tan difícil de encontrar hoy en día… La verdad es que debería estar prohibido utilizar fibras en las sábanas de minicunas o moisés; ¿cómo puede dar trabajo planchar un trocito de tela tan pequeño como son las sabanitas de moisés? Por no hablar del color grisáceo feísimo que toman los tejidos con fibra con el paso del (corto espacio) de tiempo…

Y una vez aclarado el tema de calidad…. cuando hablo de simplicidad me refiero al hecho de que estas cosas (y otras muchas) duran muy poquito tiempo, son sólo 4 ó 6 meses que se te pasarán volando. Y entonces tendrás que Lavar y Guardar (¡oh no!) un montón de cosas: el moisés, el carrito, los faldones, los patucos, los bodys, los jerseys, las capotas, las toquillas, los rulos de lacatancia, los biberones pequeñitos… bla bla bla. ¡Cuantas más cosas hayas comprado, más tendrás que guardar! Pero ¡ojo!, saldrán a escena nuevas cosas que necesitará tu niño en los próximos meses: cuna de barrotes, cuna de viaje, silla de paseo, trona, juguetes estimulantes… (y ya te anuncio que, cuando finalice esa etapa, también los tendrás que guardar)

Por ese motivo se nos ocurrió la funda nórdica para moisés o minicuna, que también vale para el carrito (¡hurra!). Es ideal para el primer hijo y para los siguientes porque si nace en invierno le metes el relleno nórdico, y si nace en verano pues se le queda una sabanita de batista con una colchita de piqué y así, a la hora de guardarlo, lo tienes muy fácil.

Y ya te damos un par de recomendaciones antes de despedirnos:

  • Ten como mínimo 2 fundas nórdicas con su almohadita de 60×70 (una para la minicuna de casa y otra para el carrito de la calle y las vas alternando). Si son 3, mejor.
  • Ten 4 bajeras de batista de algodón de 100cm x 125cm y sin ajustes para que te valgan para el carrito, minicuna, capazos, moisés, etc.

¡Espero que haya sido de utilidad! Confiad en mi, son muchos hijos y muchos más años en la tienda observando las necesidades de las mamás de antes y de ahora; y ya lo dice el refrán: “más sabe el diablo por viejo, que por diablo”.

P.D.: En otra entrada, os cuento el ajuar necesario para el baño! 🙂