Cuidado de la ropa 4: El algodón egipcio

El algodón egipcio; ese “manjar de Reyes” para paladares especializados en lencería del hogar. Si eres de los que disfruta con la maravillosa calidad y suavidad que aporta este material querrás, sin lugar a dudas, saber cómo tratarlo mejor para que te dure muchos años. La durabilidad de las sábanas no es una ciencia exacta, pero si seguimos una serie de consejos podemos conseguir alargar su vida mucho más tiempo.
  • Sigue siempre los consejos de los fabricantes; ellos son los que mejor conocen el producto.
  • Los tejidos de algodón egipcio deben lavarse siempre por separado. ¡Ten cuidado con cremalleras, botones…!
  • Si nuestras sábanas tienen manchas, localízalas antes de lavarlas por completo y aplica un detergente suave.
  • El agua que debemos usar al lavar debe estar a temperatura fría o, como mucho, tibia y el detergente debe de ser suave, con un Ph equilibrado.
  • Elige un ciclo de lavado suave para evitar daños.
  • Si vamos a usar secadora los ajustes deberán ser suaves para preservar los tejidos y prevenir arrugas; ya que con el algodón egipcio no es necesario el uso de la plancha.
  • Y por último, no es recomendable el lavado en seco.
¿Sabéis algún consejo más para conservar mejor el algodón egipcio?
Foto: La Llave Hueca
Fuentes: Hogar Algodón Egipcio

Trucos para conservar nuestras toallas

Comprar unas toallas de buena calidad es siempre una buena inversión. Al principio puede parecernos tentador comprar toallas más baratas y ahorrar algo de dinero pero la verdad es que “nadie da duros a pesetas” y veremos que la calidad decae muy rápidamente. Ahora, si compramos unas buenas toallas debemos tener en cuenta que, con un buen cuidado, nos durarán mucho más y las tendremos siempre como nuevas. Así que aquí van un par de truquitos que os serán muy útiles:
  • Primero de todo… ¡olvida el suavizante!: con la ropa es un buen invento para mantenerla suave, pero con las toallas puede derivar en otro efecto: ¡que conserven la humedad!
  • ¿Y cómo conservo la suavidad del primer día? Para ello puede usar vinagre blanco, si, ¡no es broma! El vinagre aplicado una vez cada 6 meses de forma idéntica que el suavizante actúa muy bien sobre las toallas devolviéndolas el color y la suavidad. Si no te atreves ¡prueba con una toalla viaja y verás el resultado! Además deja un olor muy agradable, no te arrepentirás.
  • En la lavadora no te olvides: a temperatura ambiente o, mejor aún, en frío. La razón es que las toallas encogen muy fácilmente, así que mejor ahorrarnos disgustos y dejar las altas temperaturas para otras prendas.
  • Otro truco casero muy efectivo y que debéis de conocer es hacer una colada solamente con toallas. ¿Por qué? De esta forma podemos poner la temperatura ideal a cada una de las prendas según sus tejidos y características y sacarles así el máximo partido.
Por ahora estos son nuestros trucos, ¿tienes tú alguno?
Foto: Producto de La Llave Hueca

Cuidado de la ropa 3: Cómo lavar los manteles

Los manteles son una de las prendas de la casa más difíciles de lavar pues los usamos muy a diario y si no sabemos cómo lavarlos bien, podemos desgastar el color rápidamente o no conseguir eliminar las manchas más difíciles. Te damos un par de consejos que pueden ayudarte en esta tarea:

  • Manteles de diario: son de una mezcla de algodón y poliéster, por lo que se pueden lavar en un lavado de agua caliente (60º) sin problemas, sin temer que puedan encoger y así las manchas saldrán mejor. En cambio, si es algodón 100% debemos de tener cuidado con las temperaturas. Si tienes alguna mancha que aún resiste (tomate frito, colacao…) basta con aplicarle un spray antimanchas antes de meterlo y ¡listo!.
  • Manteles de lino: este tipo de tela es mucho más difícil de limpiar y, además, teniendo en cuenta que muchas veces usamos estos manteles en cenas donde la probabilidad de que caigan productos como el vino tinto es muy alta. Nosotras lo que recomendamos es llevar el mantel a la tintorería, donde te lo van a devolver limpísimo,  sin arrugas y con todas sus servilletas limpias y planchaditas, con el bordado bien a la vista. Evidentemente, esto cuesta dinero, pero es mejor incluir esa partida en el presupuesto de la cena, y así se ahorra uno muchos disgustos. Tampoco se hacen tantas cenas en las casas, como para arruinarse uno, y el mantel siempre estará perfecto para lucirlo.
Ahora, si te da pereza el proceso de lavar y planchar los manteles, siempre puedes recurrir a nuestros “Manteles resinados“, un pañito húmedo y ¡manchas fuera! 

Cuidado de la ropa: Las sábanas

Otro apartado importante al que debemos prestar atención en casa es el CUIDADO DE LA ROPA.

Y ésta semana, empezamos con … 
EL LAVADO DE LAS SÁBANAS.
Sábanas “Pin Pon”, en La LLave Hueca

¿CUÁNDO?

Es conveniente cambiar las sábanas una vez a la semana. Por ello, lo mejor es reservar un día de la semana para esta tarea.


¿CÓMO?


Si son de algodón y BLANCAS…, lo mejor es lavarlas a 60º.


Y si tu lavadora lo permite, quedan fenomenal si añades un chorrito de lejía Neutrex gel para ropa.
¡Pero mucho cuidado con la lejía! Hay que añadirla en el momento en que la lavadora está cogiendo el agua.

Si no lo permite, también puedes  utilizar un blanqueante, tanto líquido como en polvo.
A nosotras nos gusta mucho Vanish  Oxi-Action.

Aún así, es normal que con el tiempo las sábanas vayan cogiendo un  tono amarillento.
Para matizarlo , sólo hay que añadir al lavado una vez al mes un sobre de blanco nuclear o de azulina.
Recuperarás un bonito blanco más azulado.

Y lo mejor de todo, si puedes, deja que se sequen al sol!



Recomendado: secado al aire libre!

Si son de colores o ESTAMPADAS…, la mejor opción es el lavado en agua fría.

 Así los colores no pierden intensidad!

A las oscuras, lo mejor es añadir un buen puñado de sal en la cubeta del jabón.
Tardarán mucho más en quedarse pardas.
Algunos buenos consejos:

1- No cargues mucho la lavadora…
Se lavan mucho mejor y se arrugan menos.
2- Tiende las sábanas nada más terminar el lavado…
Te costará la mitad plancharlas.
3- No las cambies todas el mismo día…
Sobre todo si sóis  mucho en casa. Reserva al menos 2 días para que no se te acumule tanta ropa.
Y para terminar…, un super TRUCO:
 ¿Cómo quitar las molestas manchas de sangre de la ropa?
 Fácil!

1. Añadir un buen chorro de agua oxigenada de la farmacia sobre la mancha.
2. Lavar la prenda en la lavadora normalmente.
3. LISTO! Sin rastro de mancha.
Esperamos que os sirva de ayuda.
¿No es un auténtico placer acostarse en una cama con las sábanas recién cambiadas?

La semana que viene, nuevos super consejos.

Gracias por leernos!