Guía del Ajuar perfecto 4: Mantelerías

Seamos sinceros, ¿Cuántas cenas “de bonito” se dan en casa a lo largo del año?

Pues yo creo, que en el 95% de las familias, se pueden contar con los dedos de una mano.
Esto significa que si no queremos,  no tenemos que dedicarle demasiado  tiempo a esta parte  del ajuar.

En primer lugar,  hagamos recuento de las mesas que tenemos, que casi siempre son : 

la mesa de la cocina, la del comedor y la mesita de centro.



Lo mínimo aconsejable es un mantel para cada una de estas mesas. Es decir, como mínimo necesitamos 3 manteles. Y, yo añadiría también media docena de mantelillos individuales.
Yo soy muy de mantelitos individuales, me gusta ponerlos para desayunar, y para los niños también para la merienda, e incluso para comer, si sólo somos 2.
¡A cada uno lo suyo!

Para la mesa del comedor necesitas un mantel bonito, de esos que dejan a la gente helada cuando les invitas a cenar.
Los manteles bonitos bonitos, son los de hilo bordado. De esos seguro que hay en el armario de todas las casas, porque antiguamente, los ajuares buenos llevaban este tipo de mantelerías, de todos los tamaños, y con muchísimas servilletas : para la  comida, merienda, cocktail.

 Los más elegantes son siempre los blancos o naturales,  y si son bordados con bodoques o con vuestras iniciales, más elegante todavía.

Pero  también puedes optar por un adamascado de color, que los hay preciosos. En este caso, tendrás que fijarte que entone bien  con la vajilla, porque luego, en la mesa, ya no tendrá arreglo.

Nota: En otro post, os contaré cómo lavar y planchar esos manteles.

Para la mesa de la cocina y la de centro, te recomiendo los manteles resinados, es decir, los manteles que no hace falta lavar a la primera manchita.
Son el descubrimiento del siglo XX!! Con que pases un pañito húmedo, es suficiente. 

Manteles resinados de La LLave Hueca

Adiós a las caras de disimulada angustia cuando alguien derrama vino tinto en la mesa: “No te preocupes hombre, que no pasa nada, eso se quita con vino blanco” Ja! Mentira, que te dan ganas de cortarle en trocitos;  y no te digo nada, si el autor de tal catástrofe es tu marido…aarrrgghh!

En resumen:
  • 1 mantel de hilo o adamascado con 12 servilletas mínimo.
  • 1 mantel para la cocina, si es resinado, mejor. Si no lo quieres resinado, escógelo con algo de poliéster para planchar menos.
  • 1 mantel para la mesa de centro.
  • 6 mantelillos individuales. Si son 12, mejor.

CONSEJOS:

·         NUNCA compres los manteles sin saber las medidas de las mesas. Si no tienes mesa todavía, NO COMPRES EL MANTEL. “Es que es ideal”, DA IGUAL “Es que está rebajadísimo” DA IGUAL. Si no hay mesa, no es buena idea.

·         Ojo con las dimensiones de la mesa que vas a comprar,  que luego no hay quien encuentre manteles para esas mesas tan anchas (los anchos de los telares suelen ser de 1,60m!).

·         Si tiene que hacer juego con algo, que sea con la vajilla, no con la tela del sofá.

TRUCO “ESPECIAL” DE LA SEMANA:

Si quieres mantener el 2º plato caliente, pero sin que se haga más, mételo en el horno a 50º!

Gracias y hasta pronto.

Anuncios

¡Lo que hemos aprendido!

Desde 1.997
La Llave Hueca nació en el año 1997, de la mano de unas jovencísimas mujeres con la intención de ofrecer un producto personalizado y la mejor calidad en todo lo relacionado con la Alta Lencería de Hogar:  Blanca, por aquellos años, soltera y Bárbara, casada y con un hijo. 
Estas son unas imágenes de la tienda que hemos recuperado de aquellos tiempos…

Imagenes de la tienda en sus 1º años

Desde entonces, al equipo se han ido incorporando más mujeres, de distintas edades. María, Pilar, Mercedes, Salva, Charo e Inés, para la fabricación y venta en la tienda física; y Luisa y Nuria, para la tienda online y redes sociales. En total, 9 mujeres con 15 hijos, e incluso un nieto.

Pues sí…, el tiempo pasa y, en estos años, con nuestro esfuerzo y aprendizaje también hemos podido crear una empresa sólida y una de las mejores marcas de Ropa de Hogar.


 

Hemos aprendido mucho, no sólo de nuestra propia experiencia, también de nuestros proveedores y sobre todo de nuestros clientes.

Ellos siempre nos cuentan sus necesidades, nos aportan sus ideas, nos comentan sus inquietudes, sus pegas… y todas esas ideas, las aplicamos en la fabricación de nuestros productos. Por eso, siempre vuelven, porque tenemos lo que necesitan.

Por ellos, y para ellos, empezamos esta nueva etapa en el blog. Queremos hacerles protagonistas de nuestra evolución compartiendo con todos vosotros algunos de los trucos que nos cuentan, nociones de tejidos, técnicas de costura, cómo preparar un ajuar perfecto, dependiendo de las necesidades de la nueva pareja; o cómo lavar o planchar alguna prenda más delicada, alguna idea para decorar la mesa…y muchas más cosas.

Nuestro deseo es hacer que vuestro día a día sea un poquito más fácil.

Os dejamos, por ejemplo, este primer truco tan curioso:

Sabes cual es el mejor limpia-cristales? EL CHAMPÚ!

Agua calentita y champú en un barreño, una esponja y un kit de cristalero.
Pruebalo, es una gozada, ¡Quedan relucientes y huele fenomenal!

Bueno, seguiremos con más entradas y si tienes un hueco ven a conocernos a nuestra tienda de Príncipe de Vergara, 16, en pleno Barrio de Salamanca de Madrid. 

María Travanco, Responsable de tienda.
Bárbara Llordachs, propietaria.

y, si no puedes acercarte, ¡SÍGUENOS!
 …

 …

.