El algodón no engaña (y menos si es egipcio)

Y, aunque puede que algunos de vosotros no sepáis reconocer a la perfección un buen algodón o un algodón egipcio (que es la mejor categoría), es verdad que al tacto todos podemos notar las calidades de un buen material. Y si aún así no sabéis… ¡para eso están las expertas! 😉

Lo primero y principal para conocer el algodón es saber cómo es su fabricación. El algodón es probablemente la fibra que más se usa para la confección de tejidos e hilados. En su proceso de fabricación se emplean a grandes profesionales pues hay que disminuir la humedad que contiene la fibra. Una vez realizado este proceso se divide la fibra en semillas y se empaqueta en balas. Finalmente se comienza con el hilado de forma manual en el que las fibras se agrupan y retuercen hasta formar las hebras. Por último las fibras se peinan y se juntan para crear unas más largas que generan esa tela suave que ya conocemos y nos encanta (como las que tenemos nosotras que son de algodón egipcio).

Algodón

Y la cuenta de hilos… ¿qué es eso?
Pues la explicación es muy fácil… Es contar la cantidad de hilos que hay en una pulgada de tela (2.5 x 2.5 cms.). A veces hay que saber cómo se están contando los hilos porque hay otros factores que afectan al resultado como el plegado o el grosor; por ejemplo no es lo mismo unas sábanas de 600 hilos con plegado sencillo que unas sábanas de 300 hilos con plegado doble. Y en cuanto al grosor, cuando los hilos son finos caben más por pulgada y hacen unas telas mucho más delicadas y finas que cuando los hilos son más gruesos, que serán más duraderos (cada uno tiene sus ventajas claro).

fibras2

Y ¿por qué nosotras elegimos el algodón egipcio?
Pues porque, para empezar, la fibra es la más larga del mercado 1(1/2) a 2(1/4) pulgadas (3,81 a 5,72 cm) de largo, lo que significa mayor calidad y mucha mayor profesionalidad en el trabajo para lograr que todo quede en perfectas condiciones. Los hilos que se obtienen son, además, mucho más finos, suaves y fuertes así que olvídate del “peeling” o, sin palabras anglosajonas, “la horrible aparición de bolitas por el uso”. Estás sábanas son consideradas “de lujo” porque para su fabricación se utiliza mayor densidad de hilos; por ejemplo, muchos hoteles de prestigio usan sábanas de 600 hilos para que sus clientes disfruten de una textura mucho más agradable en sus camas.

cuidados_sabanas1

Más cosas sobre este algodón… tiene la cualidad de mantenerte cálido en invierno y fresco en verano; así que ¡te valen para todas las estaciones! Además tienen una durabilidad mucho mayor que la media y en muchas ocasiones son sábanas que se pasan entre generaciones (las sábanas de 600 hilos pueden durar más de 15 años, las de 800 hilos más de 20 años; y hablamos de mínimos…). Y por último, es un producto ecológico que se cultiva orgánicamente y que vendrá muy bien a todos aquellos que padezcáis dermatitis o alergias varias.

Así que, no os lo penséis más, las sábanas de algodón egipcio son una inversión que disfrutaréis a corto y largo plazo y nunca os arrepentiréis de entrar cada noche en una cama de verdadero lujo. En La Llave Hueca además os las podemos personalizar a vuestros gusto 😉

sabana algodón egipcio la llave hueca

Y aquí os dejamos una guía de cómo lavarlas; ¡no os quejaréis!

Fuente: Quiminet, Vivealgodón, MercadoLibre, Ehowespañol
Fotos: Icobaby, Fashiongroup, Bloghogar

Anuncios

Las mil y una noches

A veces creemos que el lujo es algo que no está al alcance de nuestras manos (o más bien de nuestros bolsillos) e idealizamos tanto el concepto que a veces pensamos que para “sentirse como un Rey” uno tiene que desembolsar una gran cantidad de dinero que, además, se debe esfumar rápidamente y sin apenas poder disfrutarlo: un placer casi instantáneo.

Mucha gente, por ejemplo, piensa en la maravilla que supone poder pasar una noche en un hotel de 5 estrellas con todos sus románticos detalles: un buen vino, una buena decoración, unas sábanas blancas impecables… Pero al final todo el gasto (que ya sabemos que es mucho) se esfuma en un momento y apenas hay tiempo para disfrutarlo. Es un lujo tan perecedero…

Por eso hoy he decidido hacer un post que hable de un lujo duradero; que ya que nos vamos a gastar el dinero al menos que sea en cosas que nos vayan a durar, como mínimo, ¡mil y una noches!

Por ejemplo…
¿Quieres disfrutar del mejor vino del mundo por menos de 7 Euros la botella? ¿No te lo crees? Pues si, Robert Parker (el crítico de vinos más influyente del mundo) ha nombrado al vino español “Borsao Selección 2001“, de Bodegas Borsao, como el mejor del mundo relación calidad-precio; ¡y es que su botella sólo cuesta 6,90 y es para paladares expertos! Probablemente en nuestra “noche de lujo en un buen hotel” pagaríamos eso por una copa, aquí puedes disfrutar y paladear mucho más tiempo.

“Possibly the single greatest dry red wine value in the world”
Estas han sido sus palabras.

En decoración, y para incluir cosas de calidad y estilo (como hacen los hoteles de lujo) en tu dormitorio, puedes visitar “Maisons du Monde” y sus maravillosos muebles, biombos, candelabros, objetos de decoración… ¡te va a encantar todo!

Precioso todo ¿verdad? Y esto si que es una buena inversión: el lujo en tu casa cada día.

Y por último no te olvides de elegir un buen juego de sábanas suaves y que se conserven siempre blancas para que parezca que cada día estrenas cama. En “La Llave Hueca” tenemos este tipo de sábanas porque a nosotras nos gusta que el lujo sea duradero y que una inversión se disfrute el día a día y no un sólo instante. Así todas las noches serán como si estuvieras en un hotel de 5 estrellas.

¡Que tengas buenas mil y una noches!

Fuentes/Fotos: Pinterest, Bodegas Borsao, Maisons du Monde, La Llave Hueca