Cómo planchar una camisa (en condiciones)

Después del éxito del post de la semana pasada he pensado que esto de dar consejos me gusta bastante así que… ¡vamos a por la segunda entrega! Hoy vamos a hablar de otro “horror” casero… la hora de la plancha. Y la verdad es que no parece una tarea tan horrible hasta ese momento en el que se acumulan varias camisas y piensas ¡On, no! Así que chicos y chicas, el sufrimiento de planchar camisas se va a acabar en 5 sencillos pasos.

laundry-pile-on-cart-3

Paso 1. Elegimos una de las camisas que ya tenemos limpitas (recuerda que el agua del lavado no esté muy caliente) y dejamos a nuestra plancha lista para la lucha contra las arrugas. Rociamos con un poco de agua la camisa y la dejamos “hecha una pelota” por unos 10-15 minutos.

damp-shirt

Paso 2. Empezamos con la parte del cuello prestando atención a las esquinas; si es necesario tensa bien la tela. Después pasa a hacerlo por el otro lado de la camisa. Seguimos planchamos la parte superior trasera y continuamos hacia abajo dando forma a la línea de la camisa (que puede estar dividida en una o en dos) hasta que acabemos con la espalda.

collar-front

shirt-back

Paso 3. Es hora de puños y mangas. Comienza planchando el lado que mira hacia afuera y después la parte inferior. Debéis estar atentos a los pequeños detalles y aseguraos de alinear las costuras correctamente. Prestad atención a los pliegues y usad un poco de agua si es necesario.

sleeve

Paso 4. Ahora toca la parte de delante. Empieza con el lado de los botones siempre con mucho cuidado (si los botones no son de buena calidad pueden dañarse por el calor) y sin olvidar de pasar la plancha entre los huecos de los botones de la camisa. Y ahora, con mucho cuidado (no es cuestión de arrugar de nuevo el trabajo), damos la vuelta y terminamos con el otro lado.

between-buttons1

shirt-pocket

Paso 5. Ahora que ya hemos acabado (puede que aún esté húmeda la camisa, no te preocupes porque esto es casi una ventaja) cogemos nuestra camisa y la colgamos de una percha abrochando el primer botón del cuello para que ella solita acabe el trabajo. Y… listo 😉 ¡Bien hecho!

shirts-hanging-on-rack

Esperamos que os haya gustado el tutorial… cualquier duda o sugerencia ¡es bienvenida! Y si queréis una funda de plancha bonita y de calidad… En La Llave Hueca tenemos las mejores 😉

funda de plancha la llave hueca

La Llave Hueca
Fotos y traducción libre: DesingMom

Anuncios

Cómo doblar una sábana ajustable

La pesadilla del tendedero, el horror de la ropa de casa… Desde luego la tarea de doblar una sábana ajustable está peleando con la tarea de poner un edredón en una cama de matrimonio por ver cuál es la más tediosa. Yo, en este punto, no sabría exactamente decir cuál de las dos tareas me gusta menos pues supongo que depende del día y de si tengo ayudantes o no para acabar más rápido; la cuestión es que con los años uno/una va desarrollando un sexto poder que hace las tareas del hogar sean más fáciles de llevar.

La verdad es que desde hace tiempo quería animarme a contar estos trucos para doblar las sábanas ajustables así que… ¡aquí van! Conocimiento es igual a poder y os aseguro que el poder de doblar las sábanas ajustables de una será un motivo de gran felicidad. Aquí los pasos (ilustrados) a seguir:

Paso 1: Doblar la sábana por la mitad. Usa tu dedo índice para hacer que las esquinas coincidan a la perfección.

Doblar sabana ajustable

Doblar sabana ajustable

Paso 2: Iguala todas las esquinas para que queden bien estiraditas.

Doblar sabana ajustable

Paso 3: Doblamos de nuevo pensando en dividir la sábana ajustable en tres partes hasta que quede como una línea vertical.

Doblar sabana ajustable

Doblar sabana ajustable

Paso 4: Ahora doblamos en horizontal de la misma forma, dividiendo la sábana ajustable en tres.

Doblar sabana ajustable

Paso 5: Perfecto… ¡ya tienes tu sábana lista!

Doblar sabana ajustable

¡Esperamos que os haya gustado!

La Llave Hueca
Fotos y traducción libre: DesingMom

5 tips para comprar una buena toalla

Es verdad que estamos en crisis y que eso todos los sabemos. Nosotras, que somos una pequeña PYME, tenemos que reinventarnos cada día para ver qué nuevos productos podemos ofrecer, qué promociones pueden atraer a nuestros clientes, cómo podemos comunicar mejor… en fin, estamos constantemente usando el exprimidor. Y es verdad que muchas veces piensas en cómo recortar para poder tener beneficios pero, una cosa os recomiendo (y luego podéis hacerme caso o no), en lo que nunca hay que recortar es en calidad. Desde el primer momento nosotras hemos sabido que si había algo a lo que no íbamos a renunciar era a la posibilidad de ofrecer a nuestros clientes toallas de excelente calidad.

Y es que a veces “lo barato sale caro

Muchas veces el refranero español acierta y en este caso nosotras lo seguimos “a pies juntillas“. No os ha pasado muchas veces que por elegir algo más barato al final… ¿os habéis gastado el doble? Por eso nosotras os queremos dar los mejores consejos que hemos aprendido con la experiencia, para que así vosotras elijáis toallas de calidad siempre. Y una vez lo tengáis aprendido… pasar a La Llave Hueca a hacer la prueba 😉

1. Ten en cuenta el GSM (gramos por metro cuadrado)
Cualquiera toalla mayor a 550 gsm tendrá buena calidad.

550px-Understand-what-makes-Step-1

2. Analiza la absorción porque es el elemento más importante de una buena toalla.
Sin duda aquí el mejor material es el algodón egipcio.

fibras2

3. Que sea suave.
No hay cosa más molesta que salir de la ducha y envolverse en una toalla áspera. Ugggg!

IMG_3669PEQ

4. Nunca olvides que el tamaño cuenta.
Parecerá mentira pero cuando tu toalla te envuelve entera la sensación es mucho mejor.

199489_10150116101636387_1627038_n

5. Y por último…haz tu propio test: tócala, siéntela, mírala.
Usa tus sentidos.

¡Te esperamos para hacer la prueba! 😉

Fotos: LaLlaveHueca, WikiHow

Para las arrugas… ¡veneno de serpiente!

Lo bueno de tener la Toalla Belleza es que ahora dedico más tiempo a mi cuidado personal y, sobre todo, ahora que con la llegada del sol me preocupo más por mi piel. Uno de los efectos nocivos del sol (ya sabéis que el sol es muy dañino… ¡si queréis tomar el sol siempre con protección y con cabeza!) es que la piel es más propensa a arrugarse… Arrugas, mi viejo enemigo. Investigando sobre el tema y sobre nuevas técnicas para luchar contra el envejecimiento de la piel encontré algo que nunca había oído… ¡el veneno de serpiente!

Toalla Belleza

¿Lo habíais escuchado? Nosotras no…

La ciencia avanza a pasos agigantados y, en este caso, serpenteantes. Al parecer se ha descubierto que el veneno de las serpientes, tratado químicamente, contiene propiedades perfectas para crear cosméticos destinados a batallar contra las odiadas arrugas. Estos cosméticos prometen olvidarnos del botox del que, como ya sabemos, si no aplicamos con cuidado y cabeza, puede dejarnos tan inexpresivas que ya ni el espejo nos reconozca. Y, al parecer, este ingrediente  mágico funciona pues en Hollywood se rumorea que el secreto belleza de Gwyneth Paltrow es que es una auténtica adicta

Gwineth Paltrow veneno serpiente antiarrugas

La clave es que el veneno de serpiente contiene una serie de aminoácidos que emiten unas señales a los nervios para que se contraigan los músculos; con esto se evita la molesta formación de arrugas. Y pensándolo bien tiene todo el sentido pues la mordedura de estos animales muchas veces contrae los músculos paralizando así a sus presas. Curioso ¿verdad?

Buscando más información sobre este curioso cosmético encontramos el blog de Sabersalud, donde nos cuentan todos los ingredientes que podemos encontrar en esta crema y los beneficios asociados a ella. En concreto hablamos de Actiblastine Geloide de Día-Noche que se diferencia de las demás cremas porque lleva un 5% este maravilloso componente (normalmente suele ser un 2%) lo que aumenta el “efecto botox” que andamos buscando pero de forma natural. A diferencia del botox las cremas con veneno de serpiente no son invasivas, su aplicación es superficial y las puedes utilizar diariamente como parte de tu rutina en cuidado personal; además los resultado son visibles desde el principio (¡esto hay que probarlo ya!).

Crema antiarrugas veneno de serpiente

Recuerda que, siempre está bien cuidarse y quererse por fuera y por dentro; pero, recuerda también que “la arruga es bella” 😉

Fuente/Fotos: Te Interesa, Saber Salud, Pinterest

Reciclar sábanas antiguas

Desde que salimos “Date un Capricho” hablando sobre Reciclar sábanas antiguas muchos clientes nos han pedido que nos animáramos a explicar en nuestro blog, de forma más detallista, en qué cosiste la idea. Así que, como vuestra peticiones son órdenes, aquí va el post 🙂

Paremonos a pensar un momento y preguntémonos: ¿en qué casa no hay un armario de ropa blanca en el que nos encontramos auténticas maravillas de nuestras abuelas? Normalmente son unas sábanas y unas mantelerías de unos tejidos fantásticos, de algodones naturales maravillosos y, en algunos casos, linos naturales que hoy en día se compran a precio de oro.

Nosotras, no podemos consentir que eso ocurra, que cosas tan maravillosas pasen años y años y de generación en generación, dentro de un armario; por eso hoy queremos compartir con vosotras cómo reciclar las sábanas blancas bordadas de nuestras abuelas.

Una de las principales razones por las que no se usan es el tamaño, porque suelen ser demasiado pequeñas para las camas que utilizamos ahora. Pero, por el contrario, suelen tener el tamaño ideal de las fundas nórdicas;  y es en eso precisamente en lo que las vamos a convertir. ¿Qué os parece la idea?

Es tan sencillo como coserles una “tapa” de otro tejido (puede ser un piqué finito, o cualquier otro tejido que tenga ese ancho y que se pueda lavar) aunque nosotras siempre recomendamos un buen piqué, y blanco a ser posible. La forma de coser esa “tapa” es por 3 lados, dejando uno de ellos sin coser, para poder meter el relleno. El lado que hay que dejar sin coser es el de arriba, de tal manera que la abertura queda tapada por el embozo, y de esta forma, si el relleno se va moviendo hacia abajo (cosa que suele suceder con frecuencia) podemos tirar de él fácilmente con las manos.
Y en cuanto a la almohada, antiguamente era una almohada corrida, y hoy en día es más corriente utilizar 2 almohadas. Pues eso es fácil, se cortan por la mitad, y se cose un pespunte, y ¡LISTO!

la foto

¿No os parece una estupenda idea para dormir en unas maravillosas sábanas de antes, con la sensación tan gustosa de un nórdico? Pues os animo a que lo hagáis vosotras mismas, y si no sabéis, nos llamáis y os lo hacemos nosotras, que es nuestro trabajo, ¡y nos quedan preciosas!

Os muestro uno con unas sábanas ¡¡de más de 100 años!!

la foto 2

Eso es lo bueno de nuestro blog, que compartimos con vosotras todos los “trucos” que después de tantos años de experiencia hemos aprendido, que luego dicen: “Al saber lo llaman suerte”.

Fotos: Pinterest y http://lallavehueca.com

El truco de los calcetines

De las peores cosas que hay que hacer como tarea semanal en la casa, y que en una casa de familia numerosa es mucho peor, es doblar calcetines. Que tarea más laboriosa, aburrida y muchas veces… ¡infructuosa! No me digáis que a veces no os habéis pasado horas (así queda mejor, exagerando un poco 😉 ) buscando la pareja de un calcetín y, cuando la encontráis… ¡no es exactamente el mismo color! Y otra vez a seguir buscando a su pareja. La verdad es que, como podéis apreciar, doblar calcetines no es de las cosas que más me gusten en este mundo así que, después de cada “pareja frustrada” empecé a maquinar soluciones…

Mi primer “Consejo Práctico” enfocado, sobre todo, a las “mamis numerosas” que tenemos miles de calcetines de casi exactos tamaños y colores es… ¡ir al H&M! Y ahora vosotros preguntaréis: Pero… ¿por qué? Pues porque hace cosa de un año descubrí unos calcetines negros (de estos para usar a diario y que combinen con todo) con un filo de diferentes colores en cada par de calcetín. ¡Qué maravilla! Ahora el doblarlos es mucho más fácil porque sólo tengo que buscar el color correspondiente a cada pareja y no exagero cuando digo que al menos he ahorrado 20 minutos gracias a esta pequeña tontería.

Aquí están los culpables de mi felicidad.
Para mis chicos y mis chicas.

la foto

la foto-1

Y el otro truquillo que aprendí hace poco y gracias al “Do It Yourself” es que de todo podemos hacer algo bonito; hasta del desorden:
Niños… ¡empezad a perder los calcetines para que quede bonito! 🙂

Y para despedirme… un DIY para los más mañosos… ¡recicla tus calcetines!

Fotos: Flickr, Pinterest