Manteles antimanchas… ¡qué maravilla!

Manteles antimanchas, manteles de plástico, manteles impermeables… los puedes llamar como quieras pero para nosotras siempre serán “manteles salvavidas“. Yo aún recuerdo los gritos de mi madre cuando, irremediablemente, el tomate que acompañaba a los espaguetis salía despegado y decidía aterrizar en algún lugar del mantel. Siempre acompañado de la siguiente frase:
– ¡Eso ya no sale!

Screen-shot-2012-05-28-at-14.55.09

Pero el tiempo de sufrir pasó y un buen día aperecieron “los hules“, invento de una mamá cansada de limpiar manchas de tomate (las mamis siempre mueven el mundo) que, aunque no eran muy bonitos por el diseño si que cumplían una función fundamental: no lavar. Lo mejor de estos manteles antimanchas era que los podías usar a diario y con un simple paño eliminabas todo resto de comida existente. Menos trabajo y, además, más ahorro de energía pues no había que poner la lavadora casi todos los días.

Mantel_Hule_Roll_4e614ea612be9

Pero aún seguíamos teniendo un problema que, aunque era menor, seguía siendo un problema: la estética. Y es que lo malo de “los hules” es que eran demasiado… estridentes digamos. Eran de esos manteles que te encantan al principio (quién no ha tenido uno de estética vintage…) pero que aburren en menos que canta un gallo. Además la calidad no era tampoco muy buena pues eran de plástico y muy poco agradables al tacto. Así que cuando venían invitados volvíamos a sacar nuestros manteles de tela y esperábamos que la gente no los ensuciara demasiado…

Ahora que llega el verano y que este tipo de comidas o cenas con amigos o familia se multiplican, desde La Llave Hueca queremos compartir contigo nuestro mejor secreto: los manteles resinados. Los manteles resinados, al contrario que los famosos “hules“, son de diseño elegante y formal, con colores discretos que combinan fácilmente con cualquier vajilla y que, gracias a sus calidades, pasan perfectamente por manteles al uso. Es verdad que el tacto no es exactamente igual que uno de lino o seda que podamos usar en ocasiones especiales como Navidad, pero imita muy bien a la tela y, por supuesto, nos ahorra mucho trabajo y disgustos a nuestros invitados (siempre nos ponemos un poco colorados si manchamos sin querer un mantel en casa ajena ¿verdad). Aquí pasando un paño húmedo se acaba la historia (aunque también lo puedes meter en la lavadora).
Te dejamos alguno de nuestros diseños para que empieces cuanto antes a disfrutar de el lujo de tener siempre un mantel bonito y limpio.

thumbs-1.aspx

thumbs-3.aspx

thumbs-4.aspx

thumbs.aspx

Y además… ¡todos nuestros manteles resinados son “Hecho en España”! 😉

Fotos: NormaJeanMagazine, GoodFortune

Anuncios

La mesa ideal

Hace muchos años fui a cenar con unos amigos a un restaurante chino de esos que tienen la palabra “Dragón” o “Rojo” en su nombre y fue, en ese preciso momento cuando, entre tallarines y rollitos de primavera, descubrí cuál era la forma perfecta para una mesa: ¡redonda!
Y porqué, os preguntaréis. La mesa redonda es ideal porque, lo primero de todo, todo el mundo puede acceder sin ningún problema a las cosas del centro: la jarra, el pan, las servilletas extras… Se acabo el “me puedes pasar el agua” gracias al círculo perfecto. Y claro, si ya incorporas al centro uno de esos platos giratorios… ¡una maravilla vamos!

Las mesas redondas también tienen otras ventajas (por supuesto estamos hablando de la mesa ideal, ¡algo más tenía que tener!): es una forma muy útil de ahorrar espacio sobre todo en comedores que sean pequeños o de planta cuadrada; parece que no pero es perfecto para aprovechar unos centímetros. Lo mejor de todo es la posibilidad de hablar con todo el mundo, no sólo con los de al lado. En aquel restaurante chino descubrí que tenía todas las conversaciones a mi alcance y podía hablar con todo el mundo sin levantar la voz o mediante señas inteligibles. Además lo bueno es que, como todo el mundo está al alcance de todo el mundo, al final se unifican las conversaciones y la cena es grupal, y no de pequeñas parejas aisladas. Finalmente también podemos destacar que son mucho más fáciles a la hora de crear centros de mesa y que, además, evitan pequeños accidentes domésticos (los picos de las mesas, ese gran enemigo).

Pero claro, la mesa redonda tiene el gran inconveniente de encontrar un mantel. Generalmente todas los manteles tienen un ancho de 160cm y, si el diámetro es 150/160cm, ya no nos sirven. Como de los inconvenientes siempre se sacan buenas soluciones… en La Llave Hueca decidimos hacer los manteles a medida (¡y los vendemos online!) para que elimines de la lista el único inconveniente de la mesa ideal: la mesa redonda.
¡Anímate a llevar a la sastrería a tu mesa y hazte con tu mantel a medida! 😉

Venga, y para despedirme… ¡una receta en honor a la mesa!
¿Os apuntáis a probar esta receta de “Pasta con Pesto alla trapanese“? ¡Suena delicioso!

Fotos: Pinterest, Blogs Vogue, FoodandCook.
Fuentes (receta): FoodandCook.